PROTONTERAPIA EN CÁNCER INFANTIL EN ESPAÑA

La protonterapia es una forma de tratamiento de radiotrapia que utiliza protones en lugar de fotones, permitiendo una liberación más localizada de la radiación, lo que permite una mejor distribución de la dosis y una menor irradiación en los tejidos sanos circundantes.

La supervivencia en el cáncer infantil ha ido aumentando progresivamente en los últimos años, sobrepasando el 80% en el momento actual. No obstante, esta mejora de la supervivencia lleva consigo el desarrollo de secuelas a largo plazo. En este sentido es muy interesante el trabajo de Armstrong et al (JCO 2009) en el que evidenciaba que la mortalidad debida al tumor primario comienza a estabilizarse más allá de los 20 años, mientras que la muerte por causas no atribuibles al tumor aumenta del 2% al 7%, en el mismo tiempo, motivo por el que en el momento actual cobran gran interés tratamientos que disminuyan los efectos secundarios, entre los que se incluyen los tumores radioinducidos.

En este sentido y gracias al desarrollo tecnológico de la radioterapia, la protonterapia tiene un gran interés en el tratamiento del cáncer infantil, fundamentalmente en los tumores del sistema nervioso central.

La primera pregunta a la que debemos responder los oncólogos radioterapéuticos pediátricos y los oncólogos pediatras, es si debemos esperar a tener resultados de Ensayos Clínicos aleatorizados en niños o podemos implementar la terapia con protones con la evidencia que existe en la actualidad.

La respuesta es clara, no existen resultados de Ensayos Clínicos todavía, pero los datos iniciales realizados con grupos de expertos como el que se realizó es Estocolmo en junio de 2015, avalan la implementación de esta técnica con los siguientes matices:

  • Existe un consenso en la indiación de la protonterapia en la mayoría de los tumores cerebrales pediátricos, así como en los de la base del cráneo y en el retinoblastoma.

La excepción de este grupo serían los gliomas de alto grado cerebrales y los gliomas difusos de tronco en los que la curación es muy difícil y por tanto, no cabe hablar de la posibilidad de secuelas a largo plazo que justifiquen el uso de los protones.

  • En el tumor de Wilms parece no existir necesidad de tratamiento con protones, por la baja dosis a utilizar así como por el gran volumen a irradiar.
  • No existe un consenso completo respecto al Linfoma Hodgkin y al Neuroblastoma que en muchas ocasiones son tumores de línea media y curables con bajas dosis de radiación.
  • De igual forma, hay diferentes opiniones en caso de rabdomiosarcoma y sarcoma de Ewing, en los cuales el valor de la protonterapia estaría en relación con la localización del tumor.

Otro punto muy interesante del uso de protones en pediatria está en relación con las ventajas dosimétricas gracias a sus propiedades físicas y radiológicas que permite reducir significativamente la dosis integral requerida en comparación con la radioterapia de intensidad modulada (IMRT). Así cuando estudiamos las diferencias dosimétricas en el ependimoma de fosa posterior observamos una menor radiación en coclea, lóbulos temporales y eje hipotálamo-hipofisiario. En el caso del meduloblastoma se ha podido constatar que hay una menor dosimetría en pulmón, corazón, cara, abdomen y pelvis, así como en lóbulos frontal y temporal, aunque por el contrario hay una mayor dosimetría en los lóbulos parietal y occipital.

Con el paso del tiempo, el número de publicaciones sobre resultados con el tratamiento de protones ha determinado que se hayan realizado diferentes guías/recomendaciones de este tratamiento entre la que se incluyen ASTRO (Sociedad Americana de Radioterapia Oncológica) y muy recientemente la SEOR (Sociedad Española de Oncología Radioterápica) y sus indicaciones para niños con cáncer en forma de resumen son:

  • Niños con tumores del sistema nervioso central de buen pronóstico.
  • Niños en los que el tratamiento oncológico consigue supervivencias significativas y el volumen a irradiar está localizado cerca de estructuras de riesgo (corazón, pulmones y médula).

Esta opción de tratamiento radioterápico está solo disponible en 23 centros de Europa y estará disponible para niños a partir del primer trimestre de 2020 en nuestro país dentro del Grupo Quironsalud.

Escrito por el Dr. Luis Madero.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 comentarios en “PROTONTERAPIA EN CÁNCER INFANTIL EN ESPAÑA”

Deja un comentario

diez + siete =